Es una auténtica gozada ver pescar a estas pequeñas avecillas. Primero se ciernen en el aire con un aleteo rápido en un punto fijo desde donde divisan sus presas y una vez que han seleccionado su bocado se lanzan en picado a una velocidad de vértigo, como auténticos bólidos.
Lo más asombroso es ver cómo en plena caída pueden cambiar su trayectoria siguiendo a los raudos pececillos con una precisión matemática, pues rara vez fallan en su propósito. Son estas pequeñas y fascinantes aves las que han dado nombre a esta ventanita a las entrañas de mis pensamientos e inquietudes que comparto aquí contigo.


Bienvenidos a mi blog personal. Es éste un humilde rinconcito donde se defienden los valores de la vida de nuestro planeta y donde se ofrece información que puede interesar a aquellos amantes de la fotografía de naturaleza más auténtica y salvaje. Espero que sea de vuestro agrado.

PROPIEDAD INTELECTUAL
Todo lo expuesto en este blog (textos e imágenes) no han de ser utilizados sin previo consentimiento de Enrique José Choquet de Isla Domínguez.

COPYRIGHT
Everything stated in this blog (text and images) should not be used without previous permission of Enrique José Choquet de Isla Domínguez.

E-mail address: enriquechoquet@yahoo.es


martes, 11 de mayo de 2010

EDUCACION Y MEDIO AMBIENTE

Hay que educar en el ahorro.

El excesivo consumismo no es malo únicamente para el medio ambiente por el exceso contaminante resultante de un proceso productivo descontrolado que agota los recursos necesarios para seguir produciendo, sino que incluso degenera la economía internacional en especulaciones frenéticas creando crisis financieras globales, debilita a las pequeñas empresas (las que crean empleo) frente a las multinacionales generando despidos masivos (EREs), endeuda hasta la quiebra a las economías familiares, incrementa el despilfarro y la corrupción administrativas que derivan en multimillonarias deudas (en euros) que han de pagar los contribuyentes, fomenta el comercio injusto entre naciones poderosas y pobres, financia el esclavismo cruel de millones de seres humanos...


Es por eso que hemos de comprar lo que nos hace falta, no lo que nos apetece. Nuestros gastos han de ser menores que nuestros ingresos. No nos endeudemos. Tengamos nuestras cuentas saneadas.


Hace tiempo vi una película que narraba la experiencia de la emigración española de los 60 y el contraste cultural en el que se veían inmersas aquellas familias: Un Franco, 14 pesetas. Me resultó curioso el detalle de aquella escena en el que un par de españolitos se ponían a comer su bocata de chorizo y pusieron todo perdido de suciedad y papeles. Una señora mayor suiza no dijo nada, se levantó, recogió los papeles y los echó a la papelera. Una lección sin palabras, sólo con el propio ejemplo.


Esa actitud es la que debe regir todo acto educativo. No hay que perderse en la moralina hueca de los discursos sonoros, sino educar con nuestras propias acciones día a día.

De nada sirve pregonar a los cuatro vientos que se es ecologista, cuando resulta que en el día a día uno se contradice con hábitos consumistas, con actitudes no dialogantes con los demás que denotan una falta de respeto por todos y todo lo que le rodea y, por lo tanto, por su entorno, por el medio ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario