Es una auténtica gozada ver pescar a estas pequeñas avecillas. Primero se ciernen en el aire con un aleteo rápido en un punto fijo desde donde divisan sus presas y una vez que han seleccionado su bocado se lanzan en picado a una velocidad de vértigo, como auténticos bólidos.
Lo más asombroso es ver cómo en plena caída pueden cambiar su trayectoria siguiendo a los raudos pececillos con una precisión matemática, pues rara vez fallan en su propósito. Son estas pequeñas y fascinantes aves las que han dado nombre a esta ventanita a las entrañas de mis pensamientos e inquietudes que comparto aquí contigo.


Bienvenidos a mi blog personal. Es éste un humilde rinconcito donde se defienden los valores de la vida de nuestro planeta y donde se ofrece información que puede interesar a aquellos amantes de la fotografía de naturaleza más auténtica y salvaje. Espero que sea de vuestro agrado.

PROPIEDAD INTELECTUAL
Todo lo expuesto en este blog (textos e imágenes) no han de ser utilizados sin previo consentimiento de Enrique José Choquet de Isla Domínguez.

COPYRIGHT
Everything stated in this blog (text and images) should not be used without previous permission of Enrique José Choquet de Isla Domínguez.

E-mail address: enriquechoquet@yahoo.es


lunes, 7 de diciembre de 2009

Embalse de Orellana y Sierra de Pela (Rutas recomendadas para la observación de aves)

(Información de http://extremambiente.es)


Convento de las Concepcionistas Franciscanas de Puebla de Alcocer
En las afueras de Puebla de Alcocer, al lado de la carretera se encuentran las ruinas del antiguo Convento de San Francisco, con estructura y decoración mudéjar. Su pésimo estado de conservación ha propiciado que haya sido ocupado por las aves para nidificar, aprovechando sus muros, bóvedas y oquedades. En las ruinas se ha instalado una de las colonias de cernícalo primilla más importantes de Extremadura, así como numerosos nidos de cigüeña blanca, grajilla y vencejo común. Se recomienda su visita en primavera, cuando las aves están nidificando. Para los amantes de la fauna urbana, es también recomendable la visita a la Iglesia de Acedera, que cuenta con otra espectacular colonia de cernícalo primilla.
Recomendada: en coche o en bicicleta.
Canal de las Dehesas
Desde la N-430 en dirección Ciudad Real, tomar el primer cruce a la derecha una vez que pasemos Casas de Don Pedro, siguiendo la carretera que rodea dicha localidad. Antes de llegar al puente sobre la cola del embalse, a la izquierda encontraremos una pista asfaltada paralela al canal, que seguiremos hasta el final. La ruta recorre la cola del embalse de Orellana, que es el tramo que presenta una mayor diversidad de especies. El paisaje predominante son las dehesas de encina y los matorrales de jara y retama, atravesando algunas zonas de pastizales al inicio de la ruta. Desde la pista y con telescopios o prismáticos, pueden observarse numerosas aves acuáticas: ánade real, somormujo lavanco, pato colorado, porrón común, ánade silbón y cerceta común. En invierno, algunos tramos del embalse son utilizados por la grulla común como dormidero, llegando a concentrarse varios miles de aves. En este período, debe visitarse también el curioso dormidero de cormorán grande de los Templarios, situado en unas ruinas semicubiertas por el agua. A finales de verano, también se producen concentraciones postnupciales de cigüeña negra, superiores a 100 ejemplares, que son las más importantes a nivel regional. Con paciencia y esperando a las horas del crepúsculo, es posible ver nutrias pescando en aguas someras y charcones. Una vez finalizado el recorrido, es inexcusable la visita al mirador de Puerto Peña.
Recomendada: en coche o en bicicleta.
Dehesa Boyal de Casas de Don Pedro
Desde el mismo punto donde comienza la ruta "Canal de las Dehesas", tomar la pista del canal en sentido contrario, aguas abajo. Entre el Km 18 y 19 del canal, veremos un camino que baja hasta el embalse y que discurre entre dos muros de piedra, por el que descenderemos a pie para no espantar las aves. En una de las colas del embalse, justo donde desemboca el Arroyo de Hondo, se ha construido una presa que mantiene un nivel constante de agua, que sirve para mantener un grupo de islas artificiales donde nidifican varias especies de aves acuáticas coloniales. Excepcional lugar para observar aves: zampullín chico, zampullín cuellinegro, somormujo lavanco, focha común, cigüeñuela, chorlitejo chico, archibebe común, gaviota reidora, garceta común, garza real, entre otras. Se recomienda continuar la ruta hasta Navalvillar de Pela, siguiendo el canal de las dehesas.
Recomendada: en coche o en bicicleta.
Pastizales y cultivos de La Serena
Desde Orellana la Vieja, una vez pasada la presa, encontraremos un cruce (Caseta del Ahorcado), que nos permite seguir por carretera hasta Puebla de Alcocer. La ruta discurre por todo el limite sur de la ZEPA, que coincide prácticamente con el límite norte de la comarca natural de La Serena. En esta zona predominan los cultivos de cereal y los pastizales naturales, con algunas zonas de matorral bajo (tomillo, cantueso), apareciendo afloramientos de pizarra, denominados "dientes de perro" por sus extremos afilados y puntiagudos. Las especies más representativas de esta ruta son: aguilucho cenizo, avutarda, sisón, ganga, ortega, alcaraván, carraca, mochuelo común, calandria común, cogujada montesina, perdiz roja, zorro y liebre.
Recomendada: en coche o en bicicleta.
Puente de Cogolludo - Lacimurga
Es la ruta de mayor longitud y la más completa de todas las recomendadas. Si comenzamos la ruta desde el lado oeste, entraremos por una camino de tierra que sale cerca del kilómetro 8 de la carretera entre Orellana de la Sierra y Navalvillar de Pela (EX -115). Si lo hacemos desde Puebla de Alcocer, justo al pasar la Sierra del Castillo, encontraremos un camino a la derecha que nos lleva también hasta el Puente de Cogolludo. La ruta completa atraviesa los hábitats más representativos de la ZEPA: pastizales, retamales, jarales, dehesas de encina, monte mediterráneo, tamujares, acebuchares, riscos de cuarcita, etc.. El punto central del recorrido es el Puente de Cogolludo, lugar donde el embalse alcanza su máxima profundidad, siendo un enclave muy afamado por los éxitos en la pesca del lucio. En las proximidades se encuentran los restos de las ruinas romanas de Lacimurga, que pueden visitarse. Recorrido con gran variedad de especies, pero destacamos la posibilidad de observar águila real, águila perdicera, alimoche, águila calzada, búho real, cernícalo vulgar y cigüeña negra.
Recomendada: en coche o en bicicleta.
Observatorio de Puerto Peña
Siguiendo la N-430, justo en la curva anterior a la presa del Embalse de García de Sola, veremos un camino que se aparta a la derecha y que llega hasta un pequeño mirador situado justo enfrente del peñón de Puerto Peña. Espectacular mole cuarcítica, donde podemos encontrar numerosas aves vinculadas a los roquedos.
Recomendada: en coche o en bicicleta.
Sierra Morena - Hoyo de Pela
Desde las calles más altas de Orellana de la Sierra, pueden seguirse las veredas que suben por la ladera hasta la cima de la sierra, desde donde podremos disfrutar de una inigualable vista panorámica del embalse de Orellana, de la solana de Sierra Morena y de la extensa llanada de La Serena. El olivar de la solana cuenta con algunos árboles centenarios, de troncos abiertos y deformes, emplazados sobre pedestales de piedra. Al llegar al punto más alto descubriremos el Hoyo de Pela, un recogido y fragoso valle escondido entre las sierras. Ruta muy interesante para la observación de pequeñas aves, como curruca cabecinegra, curruca rabilarga, collaba rubia, collaba negra, roquero solitario, oropéndola, ruiseñor común, petirrojo o alcaudón común.
Recomendada: a pie.
Sierra de Enmedio
Desde las últimas calles de Navalvillar de Pela parte un camino en muy buen estado que va rodeando las laderas de la sierra, cruzando grandes extensiones de olivares, así como manchas de encinar y alcornocal. A medida que vamos ascendiendo en el recorrido aumenta la espectacularidad de las vistas panorámicas de la sierra, así como de los regadíos y dehesas circundantes. La ruta finaliza en el Manantial del Chorrero, donde existe un merendero y una fuente con antiguos lavaderos. Esta ruta nos adentra en el interior de la sierra, pasando por zonas de umbría con una exuberante vegetación que contrasta con los olivares de las zonas más soleadas de las laderas. Desde el Manantial del Chorrero pueden tomarse opcionalmente varios caminos y veredas que nos conducen hasta el Arroyo de Valdemembrillo (rodeando la Sierra de Enmedio) o hasta el Hoyo de Pela. Las especies más representativas de esta ruta son: cigüeña negra, águila real, águila perdicera, águila calzada, milano real y chova piquirroja.
Recomendada: en coche o en bicicleta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario